&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 30 de diciembre de 2011

¿Quién dices que soy?

Con esta breve pregunta, Jesucristo confrontó a Sus seguidores con el tema más importante que jamás habían enfrentado. Él había pasado bastante tiempo con ellos y había hecho declaraciones impactantes de Su identidad y autoridad. Y tú…¿quién dices que es Jesús? Tu respuesta determinará no sólo tus valores y tu estilo de vida, sino también tu destino eterno. Considera lo que la Biblia dice acerca de Jesús.

JESÚS ES DIOS

Cuando Jesús estuvo en la tierra hubo mucha confusión acerca de Quién era Él. Algunos pensaron que era un hombre sabio o un gran profeta. Otros pensaron que estaba loco. Y otros permanecieron indecisos o indiferentes. Pero Jesús dijo: “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30). Eso quiere decir que Él decía ser nada menos que Dios en carne humana.

Hoy en día mucha gente no entiende el hecho de que Jesús declarara ser Dios. Estas personas son felices pensando que Él era poco más que un gran maestro moral. Pero aún Sus enemigos entendieron las declaraciones que Él hizo de Su deidad, por esta razón ellos trataron de apedrearlo hasta matarlo (Juan 5:18; 10:33) y eventualmente lo crucificaron (Juan 19:7).
Un escritor llamado C.S. Lewis escribió: “ Tú puedes tacharlo de necio, tú puedes escupirle y matarlo como a un demonio o tú puedes caer a Sus pies y llamarlo Señor y Dios. Pero no salgamos con ideas absurdas de que Él fue un gran maestro. Él no nos ha dejado abierta esa posibilidad. Esa nunca fue Su intención” (Mere Christianity [Macmillan, 1952], pgs.40-41).
Si las declaraciones Bíblicas de Jesús son verdaderas, ¡Él es Dios!

martes, 13 de diciembre de 2011

Conociendo Al Verdadero Dios

La Vida Eterna

¿Conoce usted al Dios Verdadero? No el Dios de la imaginación de los hombres, sino el Dios quien se describe en la Biblia? ¿Lo conoce a El con un conocimiento íntimo de manera que lo ama y lo sirve? Esta es una pregunta muy importante. La Biblia nos enseña que la vida eterna es conocer a Dios y a su Hijo, Jesucristo. Jesús dice: Y esta es la vida eterna: que te conozcan a tí, el único Dios Verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado (Juan 17:3). Si ha de tener vida eterna y vivir con Dios para siempre en el cielo, debe conocer a Dios y a su Hijo Jesucristo. Por favor si se interesa en conocer al Verdadero Dios, considere cuidadosamente lo siguiente.


El Verdadero Dios

La Biblia enseña que Dios es muy grande y glorioso. Es el Dios Altísimo. Alto sobre todas las naciones es Jehová; sobre los cielos su gloria. ¿Quién como Jehová nuestro Dios, El que mora en las alturas, y se humilla para mirar en el cielo y en la tierra? (Salmo 113:4-6). Dios es tan grande que nadie es como El. No hay ningún ser en todo el mundo que se pueda comparar a Dios. Dios es tres personas en un ser Divino: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es infinito, auto-suficiente, inmutable y soberano. Es todopoderoso, omniciente y omnipresente. El Dios del cielo y de la tierra es el Dios Santo y justo. Está lleno de amor, gracia y verdad. Es tan grande que Su gloria es sobre todas las naciones y aún sobre los cielos. Nosotros no somos nada en comparación con El. Como nada son todas las naciones delante de El; y en su comparación serán estimadas en menos que nada, y que lo que no es (Isaías 40:17).

Se puede observar la grandeza de Dios en las obras maravillosas que ejecuta. La Biblia enseña que Dios es el creador de todas las cosas. En Génesis 1:1 leemos: En el principio creó Dios los cielos y la tierra. El Universo no vino a existir por algún proceso de evolución. Fue creado por Dios en seis días. Dios meramente habló Su palabra todopoderosa y el mundo vino a existir. Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos; y todo el ejército de ellos por el aliento de Su boca… porque El dijo y fue hecho; El mandó y existió (Salmo 33:6,9). Dios es tan grande que creó el mundo de la nada. La Biblia nos enseña: Los cielos fueron compuestos por la Palabra de Dios, siendo hecho lo que se ve, de lo que no se veía (Hebreos 11: 3). Cada criatura, incluso usted, le debe su existencia a Dios.