&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 17 de marzo de 2011

Los Dos Problemas del Hombre: La Condenación y el Poder del Pecado (La Solución de Dios: Justificación y Regeneración)

Como siempre, es un gran privilegio para mí estar aquí.He estado orando para que Dios les hable a través de su Palabra.

Siempre hay tantas necesidades en un lugar como éste… que el predicador se da cuenta de que no puede decir lo suficiente para ministrar a todas las personas. … Pero, muchos años atrás, nuestro Salvador, el Señor Jesucristo, tomó unas pocas rebanadas de pan y unos pocos peces y alimentó a una multitud. … Ruego para que haga lo mismo hoy día.

Permítanme hacer un pequeño resumen de lo que hablamos anoche… acerca de que Dios es Santo y de que nosotros somos llamados a ser santos. … Pero que debemos entender el significado de esa terminología. … Aunque la santidad de Dios sí denota que Él está separado del pecado… esa palabra denota también mucho más.

Él está separado de todo. … No hay nadie como Dios. … Él es distinto y Supremo. … Él está por sobre todas las cosas. … Por lo tanto, Él hace todo lo que hace por el gran amor que tiene por Su propio nombre y por Su propia gloria.

En filosofía entendemos que toda acción de cada criatura razonable debería tener un propósito o un fin. … Si alguien está haciendo algo y le preguntamos por qué y su respuesta es que no sabe consideramos que eso es tontería… porque las criaturas sensatas deberían tener una razón para hacer lo que hacen. … Dios, siendo un Ser racional, tiene una razón para todo lo que hace. …

Y es la razón más elevada. … Y ésta es que, todo lo que Él hace, es para Su propia gloria.

lunes, 7 de marzo de 2011

Arrepentios: El Mensaje Que Predicó Jesús

El propósito de este estudio es dejar bien claro que Jesús, sus apóstoles, y los grandes siervos de Dios a través de la historia, predicaron arrepentimiento y, que fuera de este mensaje no puede haber entrada en el reino de los cielos, ni a la vida de libertad y felicidad que promete la Biblia. En especial me dirijo a aquellos muchos que, si son honestos consigo mismos, saben que están viviendo en frustración y amargura porque no han recibido las bendiciones que la Biblia dice.
También me dirijo a aquellos que profesan ser cristianos pero que actualmente se sienten secos y vacíos, aún cuando alguna vez confesaron a Jesús como su salvador. Me dirijo a todas aquellas personas que nunca atendieron al hecho de que el mensaje clave de Jesús era que primero se arrepintieran.

Quienquiera que seas, en dondequiera que estés, no importa tu posición o condición, busca el arrepentimiento de que habló Jesús.
"Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se
ha acercado" (Mateo 4:17).

El primer mensaje que predicó Jesús a la humanidad fue de arrepentimiento. Durante 30 años el Hijo de Dios, el Salvador del mundo mantuvo silencio. Durante esos años vio las familias destruidas por culpa de un padre alcohólico, vio el sufrimiento que causa un mal ambiente familiar por culpa de alguien amargado, Jesús vio como se oprimía a los trabajadores por parte de empresarios avaros, miró como la gente casada se traicionaba mutuamente, vio que la gente religiosa era hipócrita porque era una en la iglesia y otra en su casa, vio a Dios lastimado por esa conducta, vio al hombre mismo herido, vio aun a los niños afectados por el descuido de sus padres. Cuando Jesús abrió su boca para comenzar su misión de salvar al mundo salió un solo mensaje: "ARREPIENTANSE".