&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 28 de mayo de 2010

Una cita con Dios

La verdad es que me voy convenciendo que son pocas las veces que acierto a la primera.

Este caminante por la vida, que soy yo, tenía una cita con Dios. Así como suena. Me arreglé, bajé las escaleras corriendo y me lancé por la acera apresuradamente. Apenas había caminado unos doscientos pasos sorteando a la gente vi a un hombre caído en el suelo que pedía ayuda...

Pensé: "yo le ayudaría, pero si me detengo no llego a tiempo a la cita con Dios. ¡Y mira que hacer esperar a Dios...!

Y seguí deprisa. La gente me miraba: " ¿Dónde irá este loco?". Y yo contestaba en mi interior, si supierais que tengo una cita con Dios...".

Cuando llegué al lugar donde Dios me había citado, estiré el cuello de la camisa, atusé el cabello, y ¡qué sorpresa!, al lado del timbre que me disponía a pulsar, había un papelito con una nota que decía:

- "Es inútil que llames. Estoy ausente. He ido con urgencia a auxiliar a un hombre tirado en la acera a quien nadie hace caso".

Se me cayó el alma a los pies. Es que no doy una. A estas alturas y no me había dado cuenta que la cita más urgente que tenemos con Dios es aquella donde el amor nos reclama. Él está allí.


"Dios de perfil y ochenta minifábulas más".
P.Fermín de Mieza

No hay comentarios:

Publicar un comentario