&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 24 de julio de 2012

¿Está Usted Preparado Para Morir

Todos hemos visto los anuncios en la televisión avisándonos el alto costo de los funerales, con el fin de vender seguros de vida. Se dedica mucho tiempo en hacer planes para invertir en acciones de algún negocio con el fin de proveer y prestar atención a las necesidades de los seres queridos que han quedado cuando la persona muere. Estos son temas importantes a los que todas las personas responsables deberían dedicar tiempo y prepararse. 

La Esencia De La Pregunta

La pregunta: “¿Está usted preparado para morir?” tiene un significado mucho más serio de lo que se piensa, de hecho la pregunta se hace con la intención de hacernos pensar más allá de la muerte. La pregunta es esta: ¿Está usted preparado para morir, así como está usted ahora, con el peso y la carga de sus pecados? ¿Podrá usted pagar el precio que merecen sus pecados? 

¿Cuál es el precio? Se preguntará usted: ¿Cómo lo puedo saber? Déjeme contestarle esas preguntas desde la única, verdadera y fiable fuente para tal tema: la Biblia, la Santa Palabra de Dios. La Palabra de Dios nos enseña que el pecado merece un pago; el pago por supuesto significa la justa recompensa. El Pago es el que es merecido, y la Palabra de Dios dice:

“La paga (justa recompensa) del pecado es muerte”. Romanos 6:23
“El alma que pecare, ésa morirá”. Ezequiel 18:20
“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”. Gálatas 6:7

Note mi amigo que la Palabra de Dios es clara, que esto significa aún más que la muerte física. Esto es ciertamente parte del asunto, pero la muerte, la cual es la paga de nuestros pecados, también significa la separación de Dios en el infierno por toda la eternidad.
Por favor lea cuidadosamente las siguientes porciones de las Escrituras:
 
“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”. Hebreos 9:27

12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.
14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda.
15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.
   
Apocalipsis 20:12-15


Dios el Juez Justo, con perfecto conocimiento de tu vida entera, debe juzgar justamente como Abraham dijo: El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?” Génesis 18:25 Él es santo y recto, y no puede permitir que el pecado quede sin castigo; es su Santa Ley que hemos violado. El pasaje anterior del libro de Apocalipsis es un relato de lo que pasará en un tiempo determinado en el futuro. Cada uno de nosotros será juzgado por el Dios Todopoderoso de acuerdo con lo que hemos dicho, hecho y pensado. Incluso nuestros motivos serán revelados.

Imagine cada pecado de toda su vida siendo dado a conocer, cada pensamiento malo que ha tenido, cada lujuria pecaminosa y pensamiento codicioso, así como el odio, envidia y orgullo, también cada hecho, incluso aquellos pecados “secretos” que ni su esposa, esposo, jefe o padres conocen. La Biblia dice:

 “Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala”. Eclesiastés 12:14
Recuerde lo que dice Romanos 6:23: “La Paga (justa recompensa) del pecado es muerte”. Así como dice Apocalipsis 20:14  

también: Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda”.

Vuelvo a preguntar: ¿Está usted preparado para morir? 
Sin Cristo, ¡usted NO Está Preparado Para Morir!

¿Está usted preparado para morir? La respuesta es simple: NO. Ni usted ni yo podemos prepararnos para morir y estar delante de un Dios Santo con nuestro pecado. La Palabra de Dios afirma que somos pecadores por nacimiento. Es evidente en nuestra vida de pecado.

Suponga que usted y yo cometemos sólo tres pecados al día, ya sea de pensamiento, de palabra o de hecho; aunque por lo general se cometen más de tres. Esto sería un total de más de 1000 pecados por año; multiplicado por el número de años de nuestra vida, esto podría equivaler a un mínimo de entre 20,000 – 70,000 pecados en la vida. ¿Cómo podemos escapar de la justa condenación de Dios sobre personas tan malas? Por eso, Jesús mismo dijo que uno que todavía no ha recibido a Cristo ya es condenado.

Hay Esperanza

Pero mi amigo hay esperanza, hay buenas noticias, como el apóstol Pablo dijo: Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”. 1 Timoteo 1:15
 
También: Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Romanos 5:8

Jesús vino para pagar el precio. Jesús pagó la deuda total del pecado. Dios, por medio de su generosa gracia, envió a su Hijo a este mundo para salvar a los pecadores. Jesús murió y resucitó para darnos perdón y vida eterna a todo el que viene al Padre a través de Él.
¿Sabe usted que por sí solo es un pecador merecedor del infierno? ¿Se confiesa usted un pecador frente a Dios? Si usted lo hace, entonces gracias a Dios, porque esto es el Espíritu Santo que le ha enseñado estas cosas.

Por Gracia y No Por Obras
 
Todo lo que falta, querido amigo, para que usted sea perdonado, se escape de la ira de Dios y reciba la vida eterna es confiar en Cristo por fe. Usted no necesita hacer buenas obras. El bautismo y las oraciones no lo salvarán, ni las buenas obras. La Palabra de Dios dice: 

 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. Efesios 2:8-9
“Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”. Romanos 11:6
Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. Romanos 6:23

Déjeme concluir con esta sencilla verdad, Jesucristo el Hijo de Dios resucitó de la muerte. Él vive hoy para salvar a cada pecador que viene a Él por fe. Una vez que reconocemos por nosotros mismos que somos pecadores culpables, sólo necesitamos poner nuestra confianza en Jesús como nuestro único Señor y Salvador. Piense cuidadosamente los siguientes textos bíblicos:

“Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”. Hechos 16:31
“De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre”. Hechos 10:43
“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”. Juan 3:36
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16

¿Está usted preparado para morir? Si usted está todavía sin Cristo Jesús, ¡No, no está preparado para morir! Usted pasará la eternidad en el infierno, justamente condenado por un Dios Santo. Sin embargo, si usted está creyendo en Jesucristo como su única esperanza, como el único que murió y resucitó de la muerte en su lugar, entonces ¡Sí, sí está preparado para morir!

Crea en Él ahora, ponga su confianza total en Él, como su única esperanza de salvación, recuerde que Él vino para salvar a los pecadores. Si usted todavía está inseguro o no tiene claro alguna parte de este mensaje, por favor vuelva a leer este panfleto hasta que usted esté seguro de estar preparado para morir y encontrarse con un Dios Santo. Si Dios por su gracia le ha hecho verse como un pecador perdido y le ha dado la fe para creer en Jesús como su única esperanza de salvación, entonces ore a Él y dele gracias por su salvación.

Como testimonio de su fe en Cristo como su Salvador usted debe hallar una iglesia que predique la sana dotrina y ser bautizado allí como un paso de obediencia para entonces crecer en el conocimiento de la palabra de Dios y así servirle bien al Señor como miembro fiel en tal iglesia.


http://pbcofdecaturalabama.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario